domingo, 19 de agosto de 2007

Par de Reyes




Par de Reyes



Recomendar a Ricardo Garibay es realmente algo obligado y es tonto de mi parte tratar de que alguien lea a este escritor mexicano por que es uno de los autores que por sí mismos son recomendables; la obra de Garibay es conocida por todo aquél que se introduzca en el gran mundo de la literatura mexicana y latinoamericana…al menos eso creo yo, por que este escritor, ensayista, periodista, etcétera, es tan perfecto que prácticamente todo el mundo conoce algo de él, como sucede con todos los genios.

¿Quién es Garibay? Es una pregunta necia, así que simplemente diré que es (según mi opinión) el mejor escritor mexicano, y dirán algunos que el mejor es Octavio Paz o Juan Rulfo, pero Paz es un tanto difícil por que su pensamiento es introspectivo y raya en lo decididamente académico( aunque se agradece que alguien escriba tan perfectamente y con tanto oficio) y Rulfo…la verdad, para ser sincero y tal vez iconoclasta NO me gustó Pedro Páramo y creo que es muy aburrido. Pero qué puedo decir yo, simple lector de siempre sobre los grandes autores que nos han casi obligado a reconocer.

En fin, para mi, Ricardo Garibay es uno de los autores que han entendido el Habla y el Lenguaje de México y de los mexicanos; escribe como habla la gente; desde el campesino más sencillo, el burócrata más simplón o el millonario “a la mexicana”. Sus historias siempre dan sensación de que no hay remedio, que somos tan simples que nuestra vida entera cabría en unas dos líneas nada más. La descripción que hace de ambientes y situaciones es absolutamente realista y a veces mordaz. Garibay se especializó en los comentarios irónicos y a veces hirientes (demasiado) con los cuales se refería a las personas que consideraba absolutamente inferiores a él (esa medición la hacía según las aptitudes o conocimientos que poseían las personas; lo cual no me parece tan arrogante…). En sus novelas y cuentos podemos notar con toda crudeza los defectos humanos que nos hacen pensar en desánimo y falta de fe en la raza humana. Leer a Garibay es un deleite para los que como yo hemos decidido optar por el Pesimismo.

Pero no hablaré más del genio Ricardo Garibay, sino de una de sus obras que lleva por título Par de Reyes. Es una novela que describe la vida de dos rancheros del norte de México que un día descubren las dulzuras y desventuras del Odio y la Venganza.
Un evento, la muerte de su padre, hace que la vida de los dos personajes cambie de forma radical; eso más la actitud de una madre tremendamente vengativa y fría.
En su búsqueda de revancha los dos rancheros se crean la fama de matones profesionales y eso los lleva un buen día a competir incluso contra ellos mismos con resultados casi previsibles.
Es una historia de Vaqueros, es una novela Western que nos recuerda muchísimo las películas de Sergio Leone (El bueno, el Malo y el Feo; Por unos Dólares más, etc.) y los cómic de Giraud. Y no es casualidad que Ricardo Garibay haya hecho una novela Western ya que él admiraba y disfrutaba de ese género de películas.
Es una historia llena de violencia y escenas increíblemente realistas; el ambiente es pesado y caluroso (de verdad, tienen que leerla para sentir el calor de los escenarios que nos describe); el ritmo es un lento y sutil, casi podríamos decir que le falta la música de Ennio Morricone de fondo.
Los personajes son descritos en todos los aspectos, psicológicos y físicos, con tal precisión que casi podemos oírlos y olerlos; el lenguaje es crudo y cruel, la pluma de Garibay recoge las expresiones y formas de habla de todos los personajes de manera magistral.
Es una novela absolutamente recomendada y básica para los que no conozcan la obra de Ricardo Garibay. Y es una novela que puede ser disfrutada por los lectores asiduos por que es simple y directa, sin pretensión ni academicismos.
Lean Par de reyes, por que es maravillosa para quienes busquen algo distinto en literatura mexicana y para los aficionados mexicanos del Western es algo que les hará pensar que hay otros horizontes en el género y que no sólo existe Manuel Lafuente Estefanía o el Libro Vaquero.


Anotación Extra.


Y para aquéllos que no encuentren el libro o que no deseen leer al grosero, mordaz e irritable Garibay les recomiendo que vean la película que se hizo basada en la novela Par de Reyes que titularon : Los Hermanos del Hierro…. Protagonizada por Luis Aguilar y Julio Alemán. Es buena película y extraña; a pesar de que se realizó en los difíciles años sesenta es una película que vale la pena verse. No es totalmente fiel a la novela por que la censura de esos años en México no permitía tanta violencia y mucho menos cuando se trataba de violencia a lo Garibay, pero al menos lleva muy bien la historia y la dirección es buena. Las actuaciones están bien, la dirección de escena y la foto es regular (comparándola con la novela) y es fácil de entender, además es muy entretenida.
Tal vez no es de las mejores películas mexicanas que se han hecho, pero sí es la mejor película de género Western que se han realizado en nuestro país y es un clásico del género. Recomendable para todo aquél que quiera reconciliarse con el cine mexicano de la llamada Época de Oro.

IRAM de la Rochefoucault

2 comentarios:

luz dijo...

Creo que Jorge Luis Borges alguna vez mencionó que sólo leía aquellos autores que habían resistido el juicio del tiempo (diez años por lo menos). No hay que fiarse de la referencia porque soy mala para eso, pero a lo que voy es a que yo prefiero también leer -y releer- lo que ya ha tenido tiempo de resistir el paso de la "novedad" el "best seller" y la fama que suele ser tan efímera como engañosa.
Ricardo Garibay, sin duda, pasa sin dificultad por este filtro y aunque yo lo prefiero como ensayista o "comentador" de casi cualquier cosa (privilegio de aquellos que siendo tan cultos y talentosos, tienen esa licencia de poder opinar, con autoridad, de casi todo)
Y como en el disentir se encuentra también el encanto de convivir, añadiré que yo si considero a Rulfo uno de los grandes nombres de la literatura mexicana y en lugar de Octavio Paz, a quién no le quito mérito, coloco a J.J. Arreola, que aunque devino en una triste caricatura de si mismo cuando la t.v. quiso darse su baño de cultura y lo "adquirió" como bonito-artículo-cultural, su obra no se puede despreciar de la misma manera.
La película que mencionas es muy buena por cierto, y para más señas de que asi es, tuvo también que pasar con más pena que gloria en su estreno y sólo tiempo después fue revalorada y reconocida como en su caso lo fue aquella de "los olvidados".
Saludos de Luz (luciferina)

Adriana Dammiel Mora dijo...

Ricardo Garibay fue uno de los más grandes artesanos literarios de México, más grande que Paz y Rulfo e injustamente desvalorado por todos aquellos que nunca le perdonaron su superioridad literaria. Garibay no necesitó ser premio nobel para ser un genio de la palabra.